miércoles, 22 de mayo de 2013

Carta al amor (aún) no correspondido.



Hoy, todos los días anteriores, y todos los días de mi vida desde que lo conocí me he preguntado ¿cómo decirle a la persona que te gusta lo que sientes, si no estás segura de que él se siente igual?  Esto no es simple como salir con tus amigas, es un salto al vacío, es como caer del último piso de un edificio pensando con el corazón. Pero si de sacar sentimientos encontrados se trata, pues qué mejor que una carta, entonces aquí va esa carta que muchas hemos tenido en la cabeza y no nos hemos animado a hacer nada con ella. Léela, reescríbela pero sobre todo… mándala. (Y tal vez yo algún día se la mande a él)

Para ____________,
Pues quisiera empezar esta carta aclarándote aproximadamente cuántas veces me convencí a mí misma de no escribirte esta carta, casi tantas como las que el Perú se ha convencido de que hay esperanzas de ir al mundial. Sí, así de muchas. Y es que el tema central aquí es que me gustas, nah que diablos, me muero por ti y cuando digo MUERO no es una exageración, estamos hablando de palmas sudorosas, taquicardia, automaltrato psicológico #YaDejaDePensarEnÉlNeciaHastaLasHuevas, pánico, ansiedad, cantidades insospechadas de dolor y ¿todo el tema ese de las mariposas en el estómago? Bueno cuando tú estás cerca es más como un ataque de dragones escupiendo fuego.
Entonces esto nos presenta un problema porque parece que ando media sola en todo este asunto de “qué rico hueles, me encanta tu sonrisa a medias, cásate conmigo porfis” , algo me dice que yo te tengo en mis “Favoritos” y tu corazón está todavía navegando en Google… sí, esa fue una metáfora ridícula pero no le puedes pedir mucho a mi cabeza, anda llena de baladas, planes románticos a medio hacer y viajes imaginarios.
Tal vez te preguntes en qué minuto empezó todo esto y para serte sincera yo me ando preguntando lo mismo, me gustaba esa época en que no me gustabas: andaba tranquila, me caía menos, dormía más y las canciones de Sin Bandera no tenían mayor relevancia. Mientras te escribo voy por la cuarta vez de escuchar “Entra en mi vida”, "Las cosas que vives"y tantas canciones como esta. Y saben de Reik, Luis Fonsi, Camila y uff de artistas más sufridos que ya siempre me identifico con ellos por ti. 
Antes las cosas estaban mejor, yo era solo feliz con verte y no buscaba nada más. Tu mirada, tu sonrisa y ya #eralamásfeliz. Pero el tiempo pasa y las cosas cambias y cuando pasan los sentimientos se intensifican más. No sé si eres consiente de ello pero así es. Ahora que te veo por los pasillos de la universidad, no siento lo mismo de antes. Ya no soy feliz con solo verte. Necesito tenerte. Es así, simple, claro y directo. Te veo y me faltas amor mío, siento esa loca necesidad de querer abrazarte y así sentirme plena, llena, porque eres mi complemento. Yo lo sé. Aveces creo que el destino nos une y nos separa, está tan cansado de que ninguno de los dos haga nada.. Y yo como siempre seré la que tiene que hacer todo porque tú, tú y todos ya saben cómo eres tú. 
¿Por qué no dije nada antes? Bueno, por dos razones importantes:
1. Estaba más asustada que cuando te despieras en la madrugada y buuuh aparece la cara del exorcista. Muy nerviosa como cuando te toca hablar en frente de todos.  
2. Porque eres un idiota. Oye lo siento, puede que
esté enamorada hasta las patas  me gustes un poquitín pero hay que reconocer que tú no has estado poniendo mucho de tu parte, ¿qué onda con la lista de mujeres desabridas con las que insistes tener algo o al revés? ¿son coleccionables? ¿vienen por docena casero? No es que sea celosa pero ya sabes hay tantas mujeres para cada hombre o al menos eso dicen.. 
Por otro lado las cosas son así de claras tengo un cerebro activo, las ganas de vivir, de viajar por todo el mundo, de divertirme, tengo un buen sentido del humor, bailo pegadito, estoy más buena que el pan recién salido de Wong y sobre todo, tengo muchas ganas de hacerte feliz y eso también nace de dos razones:
- Te ves mucho más guapo cuando sonríes.
- Creo que tú, a pesar de tus idas y venidas, de que vives en un mundo perdido, de que puedo contar con los dedos las pocas palabras que dices, de tus pocas expresiones, de tu loco amor por el deporte y de tu lento caminar, también eres espectacular.
Así que ya, eso es. Oficialmente sabes cómo me siento y puede que eso te espante, que arruinelo poco y muy poco lo que hemos llegado a ser como conocidos y eso... Puede que esté sola en esto, pero puede que no y la sola idea de quedarme con la duda, de estar siempre preguntándome “que hubiese pasado si…”, es una situación que se pinta aún más inmanejable.
Entonces tiro la moneda y ya me cuentas tú de qué lado cae,

____________.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario